Sin categoría

DADLE UN MARTILLO, LE URGE ROMPER UNA VITRINA

La protesta por el asesinato de míster Floyd terminó como toda turbamulta, atrapando en gritería, puñetazos, vandalismo y ruina a ciudadanos como Usted o como yo, en una dinámica similar a la de Santiago, Quito o Bogotá, que probablemente se repetirá. Tanto en Norteamérica como en el sur, el disturbio civil callejero es un instrumento para arrinconar gobiernos y desbarajustar democracias. Las estrategias gramscianas son asimiladas por estudiosos, intelectuales y cuadros marxistas leninistas que se infiltran en el Estado y desde sus posiciones corroen la mente de desatentos o desinformados, desfiguran los símbolos institucionales y abonan el terreno para lo que llaman Resistencia o Levantamiento. A los jóvenes les inoculan breviarios habilidosamente escogidos entre Bakunin, Kropotkin, Proudhom, Mao, Che que proclaman la destrucción como instinto natural y justo; destrucción porque es la única manera de construir algo nuevo, fresco, mas justo; porque primero hay que destruir para después construir; porque el propósito es la destrucción de todas las cadenas que nos atan y porque la violencia es la partera de las nuevas sociedades. Para ejercitar esa doctrina, en los 70´s los comunistas utilizaron el “Mini Manual el guerrillero urbano” de Carlos Marighella; hoy, emplean el “Manual del terrorismo callejero”, “Defensa Popular”, “Sin Miedo” o “Black Bloc”, todos disponibles en la red.

Motivados por esas consignas y después de consultar estos instructivos, jóvenes medioclasistas, saltan a la acción callejera. Las redes los interconectan e involucran en igualdad de sentimientos con una comunidad virtual que los ritualiza uniformándolos de negro, capucha, antifaz, gafas, tenis y mochila. Cabecillas entrenados y con experiencia, procedentes de otras ciudades o países, indican a dónde dirigirse, dónde reunirse, que vitrinas atacar, que oficina incendiar, cuándo y por donde huir. Los de la primera línea llevan cascos y escudos para protección contra los gases, las balas de goma, las aturdidoras y los garrotes de quienes se atreven a enfrentarlos. Los de la segunda línea devuelven los gases de la policía, lanzan piedras, papas explosivas, cohetes y molotovs. Y lo de la tercera, utilizan espejos y láseres para desorientar a las fuerzas del orden y a los helicópteros policiales. Como agua cibernética, son fluidos y ruedan adaptándose al entorno. Se proclaman anti fascistas, Antifa, una ramplona contradicción de términos.

La vitrina, ¡ah la vitrina!: dadme un martillo y le romperé una rodilla al gobierno.  Que gritería de placer desencadena el craqueo de los cristales rompiéndose en miles de fragmentos, abriéndose a la ratería colectiva en donde todos son responsables, luego nadie es culpable.  Y si algún camarada muere, es declarado “víctima inocente” y elevado al martirologio de la causa social. “La muerte se celebra”, como dice la senadora Cabal. Enjambres de bots con twitters, whatsapps, fake news, ayudan a sembrar la confusión y el caos.

Ante este escenario, todos los miembros de la Reserva Activa deben conocer y entender los manuales citados para proveer con información oportuna y adecuada las autoridades.  Y ya que las armas de fuego están restringidas, un garrote de guayacán o un bastón extensible serán la mejor defensa, por ahora, de la vida y las propiedades frente a muchachos exacerbados por el estúpido rol destructivo-creador socialista. La turbulencia en USA pasará, Trump será reelecto y por acá en el sur seguiremos soportando las necedades de comunistoides mentecatos que insisten en llevarnos al dolor y a la miseria. Como en Venezuela.