2014ColombiaLatinoamerica

EL G2 CUBANO EN COLOMBIA

Inteligencia militar, término que repugna a quienes se creen los elegidos poseedores del conocimiento humano, es un proceso racional en el que una información se somete a registro, interpretación, análisis y evaluación. Las agencias de inteligencia recolectan informaciones y realizan el proceso mencionado a través de analistas y especialistas.

Para recoger informaciones las agencias utilizan agentes e informantes en el caso de la inteligencia humana y en el caso de la técnica usan satélites, interceptaciones, equipos de seguimiento y otras tecnologías.

A propósito, hace una semana el buque ruso Viktor Leonov, equipado para inteligencia técnica, atracó en La Habana. Por supuesto, para garantizar un efectivo apoyo a los diálogos entre las farc y el Gobierno, entre otras cosas. Nicaragua, que va a reclamar San Andrés tarde que temprano y Venezuela, en convulsión por estos días, están también en su itinerario. Sigamos. No sobra decir que ningún país puede subsistir con un mínimo de seguridad sino tiene agencias de inteligencia.

Colombia, por su posición geoestratégica, por motivos de su conflicto interno y por el narcotráfico es un centro en donde agentes, informantes y equipos de inteligencia de todo el mundo confluyen permanentemente: Moshad israelita, Mi-5 británico, CIA, FBI, DEA norteamericanos, servicio secreto alemán (Mauss en el 84), agentes de inteligencia venezolanos (expulsados en el 2010), etc.

Pero hay una agencia que ha venido cobrando especial importancia por estos días. Es el G2 Cubano, creado y entrenado por la KGBI y la Stasi de Alemania Oriental. Esta agencia al servicio de la Monarquía Castro ha venido incrementando sus actividades ha cubierto para penetrar o infiltrar organizaciones gubernamentales, privadas y sociales y suministrar permanente información a sus analistas y estos a los jefazos cubanos, que tienen proyectos para Colombia.

El ex senador Pablo Victoria denunció que el escándalo de Andrómeda fue promovido por agentes cubanos ante la Fiscalía. ¿Hasta allá ha llegado la presencia del G2 en Colombia? Muy grave. Esta intervención cubana en los asuntos internos de Colombia, está ligada, aunque palidece, a la que adelanta en Venezuela en donde el sentimiento ciudadano y de muchos militares es de repulsa a la intromisión castrista en el país.

Con una junta de inteligencia conjunta, un Consejo de Seguridad Nacional, un Plan Nacional de Inteligencia, un alto asesor para la seguridad nacional, una comisión legal de seguimiento a las actividades de inteligencia y contrainteligencia y una Comisión Asesora para la depuración de datos y archivos de inteligencia y contrainteligencia, nuestra inteligencia militar está más que enredada mientras los cubanos del G2 se mueven libremente por todo el país con diferentes fachadas, abonándole el terreno político-militar a los matarifes de las farc y sus quintacolumnistas.

Y esto para no hablar de la Inteligencia Estratégica, que no tenemos. Por veniales y pacatos.

JOHN MARULANDA

COLUMNISTA

Fuente: El Colombiano