Sin categoría

ENTRE CAMUS Y BOCACCIO

La Peste (Camus, 1947) encaja en las circunstancias actuales, como nos recordaba José Félix Lafaurie aunque, a decir verdad, de ese nobel prefiero El Extranjero. Antes, hacia principios del siglo 14, la peste bubónica había matado mas de 25 millones de personas en Europa y Giovanny Boccaccio escribió El Decamerón (1353), incluido en el índice de libros prohibidos por la Inquisición y en mi natal Manizales, restringido para mayores de edad debido a su contenido pecaminoso.

Obligados a encerrarse en una villa para huir de la Yersenia Pestis, diez jóvenes, siete mujeres y tres hombres, se aíslan durante dos semanas a charlar sobre amenidades de la vida cotidiana. Los efectos sociales, sicológicos y económicos de la pandemia, sirven para mostrar una perspectiva de vida que abandona el ubi sunt (la esperanza del mundo trascendente) e introduce el carpe diem (el disfrute de este mundo aquí y ahora). La naturaleza, el amor, la suerte, la inteligencia, se desarrollan a lo largo de 101 cuentos que durante diez noches, llenan la imaginación de goces elementales. En la moralidad actual, El Decamerón puede parecer anticuado pero la sencillez de su estructura literaria, la limpieza de su prosa y lo picaresco de sus argumentos, muestran la naturaleza humana en plena vitalidad y a la puerta de una amenaza letal que para entonces dio paso del Medioevo al Renacimiento, al que Occidente tanto le debe.

Entre la sociopatía subyacente en La Peste y la euforia humanista de El Decamerón, el coronavirus nos puede permitir retornar a la lectura de los clásicos formadores la conciencia de Occidente, hoy hecha añicos por la tecnología, la virtualidad y la inmediatez. Y si se re escribiera El Decamerón en esta época de ciencia inaudita, debiera estar mas cerca de las mil y una noches de Scherazada que del erotismo ramplón de Hernán Hoyos.

Esta pandemia, es tal vez una señal de la madre naturaleza para que sintamos la realidad y desaceleremos un poco el paso, para que disfrutemos lo que la precipitud y el agite diarios nos impide gozar. Aunque en Wuhan existe un laboratorio militar de biotecnología, me resisto a creer que estemos bajo ataque de un arma biológica. Mas bien creo que entre el pangolini, curiosamente presente en la carátula de The Economist de noviembre del 2019 y un murciélago mal cocido, podríamos estar a la puerta de cambios sustanciales de vida. Del confucionismo al taoísmo, por ejemplo.