Sin categoría

¿UN COMANDANTE QUE MANDE A PARAR?

Hay declaraciones públicas de un cinismo monumental. Y las espetan los mismos personajes de siempre, empeñados en desfigurar la realidad, la evidencia de los hechos. Una de ellas: “El Fallido proceso de paz de Colombia es un fracaso para la humanidad” (Mujica). Otra: “Llevamos 45 años luchando contra las drogas y estamos peor que antes” (Santos). Pero una francamente desvergonzada es esta: “Todo el mundo sabe que Cuba no comete actos terroristas” (Samper). No importa que la isla castrista acoja y proteja a los jefes confesos de la banda que masacró a 21 estudiantes de una Academia policial; ni que esa misma cáfila siga desde La Habana guiando las acciones de los narcocarteles que persistan en asesinar civiles, ejecutar soldados y policías, dinamitar oleoductos y aterrorizar comunidades enteras. Insistir tozudamente en que Cuba es una buena garante de paz para Colombia, es una mentira catedralicia como lo demuestra la historia. La dictadura castrista fue la que entrenó, equipo, aupó y envió a Colombia la primera célula del eln en 1964, que bajo el mando de los hermanos Vásquez Castaño se dio a conocer con la masacre de Simacota. Fabio, el mayor, luego de ser destituido por sus compañeros por malos manejos de los fondos “revolucionarios” y temiendo ser sicariado, como es lo usual en esa banda, se refugió en Cuba en donde falleció en paz el año pasado. En marzo de 1981 el gobierno Turbay rompió relaciones con Cuba, después de que un centenar de jóvenes fuera reclutado por el M-9, entrenado durante tres meses en las montañas de la isla, armado y enviado a invadir a Colombia por el Chocó. El explosivista del atentado al centro comercial Andino en Bogotá en junio del 2017, fue un estudiante de la U Nacional, entrenado en Cuba, según su propia confesión, gracias a la intermediación de un diplomático castrista. Y en marzo de año anterior, un agente cubano fue capturado cuando espiaba los movimientos de los aviones de la FAC en el Comando Aéreo de Combate de Palanquero. Son solamente tres botoncitos, sin mencionar el caso de la Embajada de República Dominicana, de un largo prontuario que permite decir con toda claridad que desde Cuba sí hay “complicidad con el terrorismo” y que Colombia no le debe nada al “factor cubano”, como no sea el auspicio de masacres, ecocidios y repetidos engaños y frustraciones. El intercambio comercial con la isla es casi inexistente y los enfermeros militarizados con título de “médicos integrales” que envían, con el embaucador lema de Solidaridad y Humanitarismo, vienen a cumplir labores de adoctrinamiento, inteligencia y de paso recetar aspirinas. La culminación de la intervención cubana en Colombia, es el ignominioso proceso de paz que solo sirvió para darle impunidad al cartel de las farc, erosionar la moral de la Fuerza Pública y constituirse en un monstruoso edificio a la desgracia nacional. Cuando los quintacolumnistas castristas, para darle algún peso a sus argumentaciones, parangonan el tal Acuerdo de Paz con otros procesos como los de Ruanda, Tailandia, Irlanda, El Salvador, pasan por alto que en la isla se negoció con uno de los mayores carteles del narcotráfico, como Márquez y Santrich lo ratificaron posteriormente. Ahora, el eln, otro cartel del Crimen Organizado Transnacional, quiere repetir mejorado el mismo embuchado: Pablito y Beltrán lo certifican, mientras algunos jerarcas de la iglesia los exculpan. Y sí, es recomendable una “visión de larga duración” para entender que un eventual distanciamiento de La Habana sería lo mas conveniente para el país y la región, en estos momentos de turbulencia geopolítica.

Mientras las voces comunistas siguen utilizando el vocablo “paz” en medio de la pandemia, la OIT, la Cepal, la OPS y casi todos los centros de pensamiento y análisis serios advierten un agravamiento de la perturbación social que ya está siendo aprovechada por el eln y por las farc, ambas jugando a los intereses de La Habana y Caracas. En los albores de la pospandemia, se repetirán las protestas en Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia, estimuladas a través de redes sociales manipuladas con asesoría rusa desde bodegas de trolles en Venezuela y Cuba. Y el debilitamiento moral del Ejército, debido a una cadena de desafortunados incidentes que minan el espíritu de quienes están jugándose la vida diariamente en medio de grandes dificultades, puede concluir en una violencia descontrolada.

Inhabilitados los militares activos para una adecuada defensa política en los medios, que responda adecuadamente a las acusaciones y denuestos contra la Institución bicentenaria, los retirados, la Reserva Activa, debe asumir un papel mas enérgico en la salvaguardia institucional. Es necesario un Apoyo en Línea.  La Reserva está llamada a liderar esa delicada tarea, con argumentos de Tradición, Honor y profesionalismo. Más aún, un crecido número de Oficiales, Suboficiales y soldados retirados, acompañados por civiles significativos, que le pidan al gobierno replantear las relaciones con Cuba, por ejemplo, sería un buen arranque de participación política de las Reservas en estos momentos en que la institución más querida por los colombianos, soporta el embate amarillista que semana a semana la erosiona y que sufre luchas intestinas que desdibujan el perfil del heroico soldado colombiano. Sin ser catastrofista, en este panorama preocupa que terminemos palmoteando y  coreando con Carlos Puebla : “Y se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar”. Como en Cuba. Como en Venezuela.